Acerca de mi Contacto

Que la Gracia no caiga en saco roto

La gran esperanza de nuestra fe

Las 7 obras de misericordia

Las 7 Obras de Misericordia
1. DAR UN BUÉN CONSEJO A QUIÉN LO NECESITE.

No podemos dar consejos a los demás si aún no somos capaces de admitir que alguien me aconseje a mí. Por el primero que nos tendríamos que dejar aconsejar sería por nuestro director espiritual. El nos conoce mejor que otros, y sabrá orientarnos mejor que alguien que no nos conoce. Es fácil dar consejos a los demás, pero requiere humildad el poder recibirlos con docilidad.

Es el Espíritu Santo el que nos puede regalar el don de consejo, si oramos a Dios y se lo pedimos. Para aconsejar a los demás, es necesario que nosotros demos testimonio con nuestras palabras, pero también con nuestras obras. Por ejemplo: Alguien que no lee la Biblia, no puede decirle a otro que la lea. Su consejo es bueno, pero no cumple el, lo que aconseja al otro. Aún así, podría aconsejar al otro siempre y cuando esta alma, estuviera en lucha por conseguir también lo que está aconsejando al otro. Sería hipócrita pedirle al otro que hiciera, algo que nosotros no estamos dispuestos a hacer.

No puedes dar un consejo al hermano, y luego cuando el hermano falla, o tú crees que falla, criticarlo delante de otros. Por ejemplo: No puedes decirle a tu hermano: “Ten más amor y caridad”, y luego criticar al hermano quejándote a otros de sus defectos, puesto que al criticar al hermano, estás faltando tu a la caridad y al amor.

¿Crees que tu hermano necesita ser corregido? Hazlo, estando tú y el a solas. La crítica destruye, y siembra la discordia entre los hermanos, introduce al espíritu malo en nuestra vida. La corrección edifica, si hay humildad en ambos. Si la corrección se hace con soberbia, no viene de Dios, porque Dios no actúa así, y no puede edificar a nadie, aunque pueda ser verdad lo que dice. No trae paz. Si la corrección es humilde, no olvidándote de que tu eres también débil y pecador, entonces el Espíritu Santo bendice y da su paz.

2. Enseñar al hermano, lo que este no sabe.

Hay que tener mucha humildad para poder enseñar a otro algo. Tenemos que estar dispuestos en todo momento nosotros, a aprender también y ser enseñados. El que no soporta que nadie le enseñe, no es apto para enseñar a nadie. El que piensa que ya lo sabe todo, no puede enseñar, porque está marcado por la soberbia. Si quiero enseñar a mi hermano a perdonar, mejor sería que me asegurara antes de que yo aprendí ya a perdonar a todo el mundo. Si quiero enseñar a alguien a orar, que yo sea una persona orante. Si trato de enseñar a otro a compartir lo que tiene, que no sea yo de los que retiran su mano cuando veo al hermano en necesidad, o que me escondo del hermano para evitar tener que sentirme mal, al verle necesitado. Si todavía no he aprendido bien estas y otras cosas, aún podré enseñar, siempre que esté dispuesto a buscar para mí, lo mismo que quiero dar a los demás. A la hora de enseñar a alguien no conviene olvidarse de que tú aún no lo sabes todo, y nunca lo sabrás todo, aunque a tu juicio o al juicio de otros, sepas mucho. No es el hombre quién ve esto mejor, sino Dios que conoce el interior de cada uno de nosotros, nuestra alma, nuestra mente, y nuestro corazón.


3. Corregir al que se equivoca.

¿Has visto equivocarse a tu hermano? ¿Y te asombras? No es extraño esto, porque es propio del hombre equivocarse. Sólo uno no falla nunca, y ese es Dios, y su criatura más perfecta, que nunca se equivocó. La Virgen María. El resto, todos nos equivocamos muchas veces en la vida.

¿Viste fallar a tu hermano, y te sorprendió? Haces bien, si tratas de corregir el error, pero antes de hacerlo mira tú interior un momento. ¿Eres tú de los que soportan correcciones de otros? ¿Deseas que te corrijan a ti también para que tu alma se santifique un poco más? Si no es así, mejor ten cuidado a la hora de corregir a alguien que se equivoca, puesto que si no hay en ti la humildad de reconocerte a ti mismo falible, entonces no tendrás crédito, porque tus obras contradicen tus palabras. Aún podrías corregir a tu hermano que se equivoca, si tú estás dispuesto a admitir una corrección, y quieres para ti mismo lo mismo que para tu hermano.

Si tu hermano se equivoca, no te enfades, ni te burles, ya que tú tampoco eres perfecto. No magnifiques tanto el error de tu hermano, no vaya a ser que veas la paja en su ojo, pero no estés viendo la viga que oculta el tuyo, que ambos estamos hechos del mismo barro, y todo lo bueno que tengamos proviene de Dios por pura Gracia inmerecida.

Si vas a corregir a alguien, hazlo con amor fraterno, es decir, deseando hacerlo para que esa persona se santifique más, y porque quieres su bien, no porque a ti te molestan sus fallos, o con afán de dominar al otro, o de aparentar ser más santo y bueno que tu hermano, y cambiar al otro para estar tu mejor. Y pide paciencia para que tengan contigo también paciencia por tus muchos fallos.

Si a pesar de la corrección no ocurre nada de lo que esperabas, no te impacientes, y déjalo en manos de Dios que El hace crecer a cada uno según su momento. Si tienes que perdonar, hazlo hasta 70 veces 7. Si al que diste la corrección no te quiere oír, no le juzgues tú, ora por él.

Nunca critiques al que corregiste, si crees que no te escuchó. Dios es misericordia. Ora por él, y ten fe.
4. Consolar al afligido.
Cuando veas al hermano afligido, y deseas agradar a Dios, busca su consuelo. ¿Cómo? En las Sagradas Escrituras tenemos las mejores palabras para cada situación que vive el ser humano. Haz tú como Jesús, y pronuncia en su oído alguna de estas palabras. Apoya esta palabra con tus propias obras, ya que no es creíble la palabra que yo no estoy manifestando en mi propia vida, aunque esta sea una gran verdad. No puedo decirle al hermano: “Confía en la Providencia”, si yo cuando tengo un problema, demuestro no estar confiando en la Providencia y está a la vista de todos. Dios nos consuela a través del Espíritu Santo, por medio de su Palabra, un salmo, un texto del Evangelio. Para consolar al afligido, debes tu tener en tu interior el consuelo que da el Espíritu Santo. Todos necesitamos consuelo a lo largo de la vida en un momento u otro. No te asombres de ver a tu hermano afligido, como si este no tuviera fe, sino que piensa que tú mismo puedes pasar por su situación en otro momento, y que todo depende de la Gracia y la Voluntad de Dios, y todo está ordenado para nuestro bien, especialmente en la aflicción que nos debe impulsar a crecer en santidad.





5. Perdonar al que nos ofende.

¿Te ofendieron? ¿Y rompes con tu hermano a causa del dolor que te causa esto? Entonces mañana no te asombres, cuando tú, por tu debilidad, ofendas a alguien, y este haga lo mismo contigo. ¿Qué hacer entonces? Lo dice el Señor en su Palabra: Perdona siempre al hermano que te ofende. No guardes rencor a nadie. Habla y dialoga. Ora por él. Acércate a él sin miedo pero con prudencia. ¿Qué busca tu hermano? Lo mismo que tu.

¿Tú deseas que te perdonen siempre a ti? Mira a tu interior ahora mismo y lo sabrás enseguida. Pues, ¿cómo puedes tu no perdonar a tu hermano?

Palabra dura esta: “Si no perdonas tu a tu hermano, Dios no te perdonará a ti”. Dios es justo.

¿Te ofendió tu hermano en algo? Ten cuidado. No le critiques delante de otros por esto, ora a Dios para que os ayude a los dos, puesto que mañana puedes ser tú el que ofenda a otro hermano. El que critica a otro, siembra la discordia entre hermanos, y eso no viene de Dios.

Si tu lengua va a edificar a alguien, habla. Si con lo que dices vas a destruir, cállate.

Pide la prudencia de saber decidir qué hacer en cada momento.

¿Has fallado en esto, pero deseas ser mejor la próxima vez? Basta esto, para que Dios te perdone. No te inquiete nada. Acude a los Sacramentos, especialmente la confesión. Dios te perdona siempre, y te da su Gracia.



6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo.

Quejarte constantemente por los defectos del hermano, no edifica, sino que destruye. ¿De qué te sirve la queja amarga? Sólo va en tu perjuicio, y en el de tu hermano.

¿Qué es mejor entonces? ¿Qué dice Cristo? “El que quiera ser mi discípulo que tome su cruz”. ¿Tú quieres cumplir esto? Entonces, prepárate para sufrir en tu cruz como lo hizo Cristo en la suya. Con paciencia y mansedumbre. Tu hermano tiene defectos, ya lo sabes. Y tú también. Si tú no sufres con paciencia esto que ya sabes, ¿cómo vas a pedir luego que los demás sufran lo tuyos?

¿O piensas que es mejor descubrir delante de otros el defecto de tu hermano? Ten cuidado. Es fácil ver la paja en el ojo del hermano, porque nuestra visión está nublada con la viga que tenemos delante. El que no repara en sus propios defectos casi nunca, es normal que vea siempre la paja en el ojo del hermano. La viga está construida con nuestros defectos y pecados. El poder de Dios en los Sacramentos, destruye la viga más sólida. Disponte a ello ahora mismo, y verás como El te da la fuerza para soportar con paciencia y disimular los defectos del hermano, para colaborar así en la construcción del Reino.



7. Rezar por los vivos y los muertos.
Cristo rezaba durante su vida. Nosotros tenemos que imitarle cada día. Cristo recibía la fuerza del Padre, en la oración diaria. Así nosotros la encontraremos también.

Pero no te olvides de que si quieres agradar a Dios, no sólo tienes que rezar por ti, sino también por los demás. Por los vivos, para que alcancen la meta a la que todos estamos llamados, que es la Salvación y la Vida Eterna. Y por los muertos, que habiendo sido salvados por Cristo, están siendo purificados antes de ver al Señor cara a cara, puesto que al cielo, no puede entrar nada imperfecto.





En Málaga a 29 de Abril de 2009
Francisco Javier Madueño Valero

Autor: Francisco Javier Madueño Valero